SCSI

  • Al utilizar máquinas virtuales, puede ser frecuente la necesidad de redimensionar un disco. Esto se debe a que la mayoría de las tecnologías de virtualización otorgan la flexibilidad de asignar recursos de manera dinámica. Esta capacidad de modificar tamaños de discos de manera simple y rápida, hace que los administradores de sistemas sean un tanto "austeros" al momento de asignar recursos. Por ello surge luego la necesidad de aumentar tamaños de disco, memoria, etc. Más aún cuando se trata de sistemas pasando de su fase de desarrollo/testing hacia producción.

    Ahora bien, lo que ocurre cuando se modifica el hardware de una máquina virtual (algo que no es tan simple con hardware físico, ya que no es posible modificar el tamaño de un disco duro, por ejemplo) es que generalmente se debe reiniciar el sistema operativo guest, para que éste "vea" los cambios (detecte la modificación o el nuevo hardware). Sin embargo, a veces es posible lograr que el núcleo del sistema operativo guest (en este caso Linux) detecte el cambio realizado, forzando un reescaneo (rescan) del hardware en cuestión (en este caso un disco SCSI). Esto evita la necesidad de reiniciar el sistema operativo guest, con lo que ello implica, especialmente en sistemas en producción.

    Este artículo explica cómo detectar un cambio en un disco SCSI en Linux sin necesidad de reiniciar el sistema.