El presente artículo explica y justifica el uso de redes de distribución de contenido (CDN) para la distribución de contenido estático y streaming en sitios Web.



¿Qué es una CDN?

Una CDN es esencialmente una red de servidores geográficamente dispersos. Cada nodo de una CDN cachea el contenido estático de un sitio Web como imágenes, archivos CSS/JS y otros componentes. La mayor parte del tiempo de carga de una página se gasta descargando este contenido, y por ello tiene sentido proveer estos componentes de un sitio en la mayor cantidad de servidores posibles, distribuidos a través de la red.

Cuando un usuario accede a un sitio, el nodo con mayor proximidad al mismo será el que provea el contenido estático, garantizando la menor distancia entre los datos y el usuario (reduciendo así la latencia). De esta forma se logra una experiencia de navegación más rápida.

¿Por qué utilizar una CDN (Content Delivery Network)?

Una CDN (Content Delivery Network) sirve para cargar de sitios Web de manera más rápida mediante la distribución de contenido estático a través de nodos (servidores) dispersos a lo largo del mundo. Una red de distribución de contenido funciona proveyendo nodos servidores alternativos para que los usuarios de un sitio Web descarguen contenido (típicamente estático como imágenes, videos, scripts y hojas de estilo). Estos nodos están dispersos a lo largo y ancho del mundo, por lo tanto geográficamente más cercanos a los usuarios, garantizando una respuesta más rápida y menor tiempo de descarga para el contenido debido a una latencia reducida.

¿Por qué usar una CDN para distribuir video?

Una CDN es beneficiosa para la mayoría de los sitios y blogs que deseen presentar contenido a múltiples usuarios distribuidos a lo largo de la red. Sin embargo, para sitios que incluyen audio y video, el uso de una CDN se convierte en una necesidad.

Las redes de distribución de contenido son altamente confiables gracias a su estructura de nodos dispersos, lo cual tiene un beneficio secundario de especial interés cuando se trata de distribución de video y archivos de gran tamaño: además de reducir la latencia entre el contenido y los usuarios reduce notablemente el consumo de ancho de banda en el servidor principal del sitio Web. Al mismo tiempo garantizan el almacenamiento seguro y una transferencia consistente, ambos conceptos imperativos cuando se trata de descargas de archivos de gran tamaño, o streaming de audio/video que requieren altas velocidades de transferencia para su correcto funcionamiento.

Los usuarios de Internet en la actualidad no son pacientes, no están dispuestos a esperar que un video cargue, y ciertamente no van a continuar mirando un video si se producen cortes, interrupciones, saltos y demás problemas en el servicio.

Una CDN tiene unas pocas ventajas que son particularmente significativas cuando se trata de distribuir video:

  • Velocidad y eficacia: una CDN permite distribuir contenido utilizando el camino más corto. Pero más aún, permite evitar que el servidor de hosting principal de un sitio Web se convierta en un cuello de botella.
  • Streaming: Las CDN soportan el uso de tecnologías de streaming, lo que permite que un usuario pueda reproducir un video inmediatament (a medida que éste se carga), en lugar de tener que esperar que se descargue completamente para poder comenzar a reproducirlo.
  • Tolerancia a fallos: al distribuir el contenido en una red de nodos, indirectamente se consigue replicación y tolerancia a fallos. El contenido está replicado entre varios nodos en lugar de en un único servidor.
  • Confiabilidad: la replicación permite que siempre haya una copia disponible de los datos, incluso ante fallos y caídas de un nodo.
  • Ancho de banda: una CDN permite ahorrar un gran consumo de ancho de banda en el servidor principal del sitio Web. Esto permite reducir costos e incluso penalizaciones. Tener en cuenta que generalmente un VPS de propósito general incluye un ancho de banda y velocidad reducidos y a veces, al sobrepasar los límites establecidos en el contrato, se puede incurrir en grandes gastos, penalizaciones e incluso suspensión del servicio por parte del proveedor de hosting. Estas situaciones no son poco comunes en servicios no dedicados o servidores privados virtuales de bajo costo operativo.

Alternativas y precios

Enlaces


Tal vez pueda interesarte


Compartí este artículo