Utilizo Gmail desde hace mucho tiempo y he creado diferentes tipos de reglas para redireccionar el correo entrante a otras carpetas, como una forma de organizar mi bandeja de entrada. Para mantener limpia la carpeta "Inbox", todo los mensajes que son filtrados y redireccionados a una carpeta además son archivados, es decir, no aparecen en "Inbox".

Por alguna extraña razón, de vez en cuando los mensajes filtrados aparecían en "Inbox", es decir se les aplicaba el filtro y se etiquetaban, pero no eran archivados.

Luego de bastante tiempo descubrí cómo solucionar el inconveniente.



El problema estaba en la configuración de la bandeja de entrada. Estaba utilizando una opción que impide archivar mensajes marcados como "importantes".

Para modificar este comportamiento se debe abrir la configuración de Gmail y dirigirse a Settings > Inbox > Filtered mail:

Luego se debe utilizar el valor Don't override filters para que los mensajes sean archivados, respetando la configuración de los filtros.


Tal vez pueda interesarte


Compartí este artículo