En la actualidad existe una tendencia o moda fotográfica que consiste en darle un estilo vintage o retro a las fotografías, particularmente a aquellas tomadas con el móvil. El responsable de esta tendencia es principalmente Instagram, gracias a sus filtros automáticos, que han llevado las técnicas de post-procesamiento al alcance de todos.

Personalmente, no tengo cuenta de Instagram, pero conozco la existencia de sus filtros de post-procesamiento. El ojo fotográfico los nota a diario en toda "selfie" que ve dando vueltas por las redes sociales.

Para no quedar desactualizado (¿la fotografía tiene modas?), he probado diferentes alternativas para lograr que algunas de mis fotos tengan un estilo vintage o retro. Como siempre utilizando GIMP, mi editor gráfico favorito por excelencia.

Las técnicas de post-procesamiento para lograr un estilo retro o vintage, en general consisten en modificar los niveles de color, o las curvas de colores. En este artículo voy a demostrar la técnica sencilla que se basa en modificar las curvas de colores. Para ello voy a utilizar una de mis fotos favoritas de Porto Seguro.

Esta imagen es la versión JPG tal como salió de la cámara, no se le ha realizado ningún post-procesamiento previo.

Luego de cargar la imagen en GIMP, procedemos a ajustar las curvas de colores desde el menú:

Colors > Curves

Es necesario modificar individualmente cada canal (channel) comenzando por el rojo, luego el azul y finalmente el verde. Para modificar basta con hacer clic para agregar un nuevo punto, y luego arrastrar para modificar la posición. Las curvas de colores deben quedar de la siguiente forma:

  

Las curvas de color rojo y verde quedan con una forma similar, principalmente para aumentar el contraste. El cambio que más aporta a lograr el estilo vintage se produce en la curva de color azul. Al incrementar el nivel de azul en los colores oscuros (a la izquierda del gráfico) y decrementar en los colores claros (a la derecha del gráfico), se produce una especia de "neblina" azul en los colores oscuros y un tono amarillento en los colores más brillantes (notablemente en el cielo nublado de esta fotografía), típico de muchas películas fotografías antiguas.

A la izquierda se observa la imagen original y a la derecha el resultado:

 

Alternativamente es posible modificar la curva de color rojo de manera un poco más drástica, para bajar un poco el nivel de rojos en los tonos claros. Por ejemplo:

  

A la izquierda se observa la imagen original y a la derecha el resultado:

 

El cambio entre el primer y segundo ejemplo puede ser sutil para la fotografía con la que estoy trabajando, pero puede variar de acuerdo a la preponderancia de rojo en diferentes fotos. A la izquierda se observa la imagen original, en el centro el resultado utilizando las curvas del primer ejemplo y a la derecha el resultado utilizando las curvas del segundo ejemplo (con la curva de rojo modificada de forma diferente):

  

Es posible agregarle un poco más de dramatismo a la imagen aplicando un viñeteado sutil que resalte la farola, tal como expliqué anteriormente en el artículo Viñeteado de fotos con GIMP (parte II). El resultado es el siguiente:

Comparación: a la izquierda se observa la imagen original, en el centro el resultado luego de modificar las curvas (con la curva de rojo modificada de forma diferente), y a la derecha luego de aplicar el viñeteado.

  

El resultado habla por sí solo. Logramos una imagen más dramática, con colores más profundos y vibrantes.

Más allá de esta técnica simple existen otras más avanzadas como el efecto cross-processing. Aunque si queremos emular película fotográfica de antaño a la perfección, Pat David (quien recientemente ha salido en la portada de la revista GIMP Magazine) ha desarrollado un conjunto de filtros o presets para G'MIC. El artículo Filtros para emular película fotográfica en GIMP (alternativa libre a VSCO Film) demuestra cómo instalar y aplicar estos maravillosos efectos.


Tal vez pueda interesarte


Compartí este artículo