Este artículo explica cómo convertir imágenes a tonos sepia utilizando GIMP. El virado a sepia es un procedimiento fotográfico que consiste en sustituir los grises de una fotografía en blanco y negro por una tonalidad sepia. Esta técnica se ha usado desde los primeros años de la fotografía para mejorar la calidad estética de las fotos y también para estabilizar las imágenes, retardando su degradación.



En particular, el virado a sepia fue muy usado por el movimiento pictorialista, que buscaba comunicar a las fotografías un aspecto pictórico, es decir, similar al de una obra de arte plástica realizada mediante técnicas tradicionales de pintura.

Manos a la obra

La siguiente es una foto tal como salió de la cámara, sin ninguna clase de procesamiento. El objetivo es convertirla a tonos sepia.

EL primer paso consiste en desaturar los colores, para ello se debe acceder al menú:

Colors > Desaturate...

Utilizar el modo "Luminosity":

Luego se debe seleccionar un color marrón/rojizo de nuestro agrado para dar el tono sepia característico. Doble clic sobre el color de frente y utilizar la paleta de colores hasta encontrar el que más nos guste, en mi caso utilicé el color #9b703e (en notación HTML):

Una vez seleccionado el color es necesario crear una nueva capa rellena con el color de frente, abrir:

Layer > New Layer..

La nueva capa queda en el tope de la pila, por lo que el resultado es el siguiente:

No asustarse, se ve así porque aún no se ha cambiado el modo de mezcla de la nueva capa. A modo de prueba es posible cambiar el modo de mezcla a "Overlay":

El resultado es el siguiente:

Tanto el modo de mezcla como la opacidad de la capa de color marrón afectan notablemente en el resultado final. Jugando con estas variables es posible obtener infinitos resultados diferentes. Algunos ejemplos:

Grain merge / 50%
Dodge / 30%
Hard light / 40%
Color / 70%


Tal vez pueda interesarte


Compartí este artículo