La mayoría de los números aleatorios utilizados por el software de nuestras computadoras son en realidad números pseudo-aleatorios, lo que significa que son generados de manera predecible (sobretodo para la NSA si utilizan chipsets Intel) utilizando fórmulas matemáticas. Esto es aceptable para la mayoría de los programas, pero tal vez no para aplicaciones relacionadas con el juego, lotería, apuestas, sorteos, etc.



El sitio RANDOM.ORG ofrece números verdaderamente aleatorios a cualquiera en Internet. La aleatoriedad (resultado no previsible más que en razón de la intervención del azar) proviene del ruido atmosférico, el cual para muchos fines es mejor que los algoritmos matemáticos de generación de números pseudo-aleatorios típicamente utilizados. El ruido atmosférico es la energía electrostática que se origina naturalmente dentro de la atmósfera de la Tierra, por ejemplo a través de los relámpagos. Es posible utilizar RANDOM.ORG para llevar a cabo sorteos, loterías, desarrollar sitios de juegos y apuestas, aplicaciones científicas, arte y música, entre muchas aplicaciones. El servicio existe desde 1998 y fue construido (School of Computer Science and Statistics at Trinity College, Dublin, Ireland). Actualmente es operado por Randomness and Integrity Services Ltd.

El sitio posee una gran variedad de herramientas online gratuitas relacionadas con el azar. En la captura se observa el clásico juego de "tirar la moneda" para realizar sorteos, por ejemplo para partidos de tenis y fútbol. Permite elegir la cantidad de monedas a tirar y el tipo de monedas. En la captura he seleccionado monedas de un centavo de dólar americano, pero existen muchas más, incluso algunas muy divertidas como la moneda para elegir qué presidente votar en la elección presidencial de 2004 en Estados Unidos (Bush vs. Kerry).

Inclusive existen algunos widgets para agregar a tu sitio Web como el que se observa a continuación, el cual permite seleccionar un número al azar entre 0 y 666:

Para cerrar el artículo les dejo un poco de humor cortesía de xkcd.com:


Tal vez pueda interesarte


Compartí este artículo